Cinelib

lunes, 2 de septiembre de 2013

 <h1 style="font-size: 18px; margin: 0;">Мой отзыв о фильме «Собачье сердце»</h1> <table width="600" cellpadding="0" cellspacing="0" style="background-color:#fff; font-family: Arial, Helvetica, sans-serif; font-size: 13px;"> <tr> <td style="vertical-align: top; width: 1px; padding:5px 5px 0; color:#46494E;"> <a href="http://1836526.imhonet.ru/"> <img src="http://cdn.imhonet.ru/avatars/40x40/04/b2/04b28f4dca8771f41f2d2a3a8076328b.jpg" title="" alt="taty55" > </a> </td> <td style="vertical-align: middle; "> <a href="http://1836526.imhonet.ru/" style="color: #009CFF;">taty55</a> <span style=" font-size: 11px; margin-left: 10px; color: #7F7F7F;">3 сентября 2013</span> <a href="http://films.imhonet.ru/element/195321/opinion/6938791/#element-content" style="margin-left: 10px; color: #009CFF;">#</a> </td> </tr> <tr> <td></td> <td style="padding-bottom: 10px;"> <div style="margin:0 0 10px;"> выше всяких похвал! </div> <div> <a href="http://films.imhonet.ru/element/195321/opinion/6938791/#registration-trigger" style="color:#009900;">Хороший отзыв, спасибо</a> <a href="http://imhonet.ru/" style="margin-left: 10px;">Рекомендательный сервис Имхонет</a> </div> </td> </tr> </table>

domingo, 19 de junio de 2011

2001: Una odisea del espacio



TÍTULO ORIGINAL 2001: A Space Odyssey
AÑO 1968

DURACIÓN 139 min. Trailers/Vídeos

PAÍS Sección visual

DIRECTOR Stanley Kubrick
GUIÓN Stanley Kubrick & Arthur C. Clarke (Novela corta: Arthur C. Clarke)
MÚSICA Richard Strauss, Johann Strauss
FOTOGRAFÍA Geoffrey Unsworth
REPARTO Keir Dullea, Gary Lockwood, William Sylvester, Daniel Richter, Douglas Rain (HAL 9000 voice), Laonard Rossiter, Margaret Tyzack, Robert Beatty, Sean Sullivan, Frank Miller, Penny Brahms, Alan Gilfford, Vivian Kubrick
PRODUCTORA MGM
PREMIOS 1968: Oscar: Mejores efectos visuales. 4 nominaciones: director, guión y dirección artística
GÉNERO Ciencia ficción | Aventura espacial. Película de culto
SINOPSIS La historia de la humanidad, en diversos estadios del pasado y del futuro, es narrada en la película de ciencia-ficción de culto por excelencia de la historia del cine. Hace millones de años, en los albores del nacimiento del homo sapiens, unos simios descubren un monolito que les lleva a un estadio de inteligencia superior. Otro monolito vuelve a aparecer, millones de años después, enterrado en una luna, lo que provoca el interés de los científicos humanos. Por último, HAL 9000, una máquina de inteligencia artificial, es la encargada de todos los sistemas de una nave espacial tripulada durante una misión de la NASA. (FILMAFFINITY)

CRÍTICAS ----------------------------------------
"La cinta más polémica, magnética y genial de Kubrick (...) La elipsis del hueso-espacio, el monolito y el enmudecimiento de Hal forman ya parte de la iconografía del siglo" (Luis Martínez: Diario El País)
----------------------------------------
"Maravillosa obra, sin duda toda una revolución en su época" (Fernando Morales: Diario El País)
----------------------------------------





Te puede interesar cómo hace cinco millones de años, un grupo de primates, pudo adquirir una cualidad única entre los otros animales. La inteligencia?.
¿Te puede interesar la reciente aparición de la inteligencia artificial, y como ésta puede rebelarse contra su creador,"el ser humano"?
¿Te puede interesar el futuro de la "inteligencia" desvinculada de las ataduras de un ser vivo o artificial?
Pues esta película te presenta esto: el pasado, el presente, y un posible futuro para el ser humano.
¿Qué otra película se ha atrevido a contar una historia semejante?.Creo que ninguna otra. Quien diga que esta película no tiene historia...Me callo.
2001...se rodó para el cine, se presento en Cinerama, comparable al IMAX de hoy en dia. El ritmo narrativo está pensado para apoyarse en el formato espectacular de la gran pantalla. Donde el espectador podía contemplar cada detalle en su justa medida de tiempo y sumergirse en las profundidades del Universo.
Me admiro que les haya gustado a personas que solo la han visto en la butaca de su casa, y creo que muchas opiniones negativas cambiarían si tuvieran la oportunidad de verla en el formato para el que fue creada.
Yo la vi con 17 años en una reposición del año 1978, que se produjo supongo para aprovechar el éxito de la recién estrenada, La Guerra de las Galaxias.
Salí del cine desconcertado, había ido a ver, lo que suponía sería una película de acción, con efectos especiales, y me encontré con el discurso de kubrick y Clarke.
En un primer momento pensé que no me había gustado, pero cuando llegué a casa ya me había convertido en un fan. Al dia siguiente la volví a ver, y ahora ya he perdido la cuenta.
Creo que visualmente, la película es aún totalmente válida, y lo que nos cuenta por supuesto que también.
Se anticipó a su tiempo, y con el paso de los años se han ido cumpliendo todos sus argumentos.
Incluso en la escena en que el científico que viaja a la estación orbital y habla por video teléfono con su hijita de cinco años, y ésta le pide que cuando regrese a casa, le traiga un teléfono. Cuando la vi por primera vez, pensé: ¿que niña desearía un teléfono como regalo de cumpleaños?. Ahora viendo la fiebre de los móviles, entiendo perfectamente que sea el regalo que pueda desear un bebe.
En fin para aquellos que no la han visto en el cine, les recomiendo que se apresuren a comprarse un proyector de video, y una pantalla de 2,5mt. o más grande si les cabe en casa. Se dejen de prejuicios, abran sus mentes a una historia que exige algo más del espectador, de lo hoy en dia nos suele ofrecer Hollywood, y podrán disfrutar de una de las mas grandes creaciones del séptimo arte.
CARLES




-----------------------------------------------
Esta en mi top 10 de películas sobrevaloradas.
No he leido el libro en que se basa la película, pero eso es indiferente, no estamos hablando del libro, hablamos de una película, y como tal es tediosa y pretenciosa.
Muchos puntuan la película con las notas de banda sonora en la cabeza, quítale eso y solo ves en tu cabeza un mono haciendo el chorra con un hueso.
Es discutible desde muchos puntos de vista, pero sobretodo desde el antropológico. Si están apareciendo hombres más viejos en Atapuerca que los monos africanos de los que en teoria descendemos, ¿a nadie más le parece que puede que los científicos estén dando palos de ciego?, ¿no habrá que jubilar a Darwin?. Pues Kubrick es como el Darwin del cine, llegó un punto en que todo lo que hacía/decía era ley, no importaba que la gente interiormente discrepara, se le aplaudía porque no hacerlo te dejaba en el vagón de los tontos que no entendían su genialidad. Cuando la unica realidad es que la mayoría de los genios no tienen nada de geniales, ni el Papa es infalible, así que fíjate tu el panorama.




Odisea de la humanidad
“2001” es ese monolito, ese tótem cinematográfico que marca un antes y un después en la cine de ciencia ficción. Esta palabra le corresponde con toda justicia. La preocupación de Kubrick por el verismo de todo lo que aparecía en la pantalla hace que estemos ante una película en la que las especulaciones que muestran vienen sostenidas por sólidas bases hasta hacer de “2001” una ficción, exenta de realidad, pero llena de realismo.
En sí es una ópera (es grandiosa, épica desde las primeras imágenes. Kubrick hablada de “odisea de la humanidad”) en tres actos, cada cual más subyugante e inspirado, hecha desde una inspiración asombrosa (no se volvió a hacer una película tan arriesgada), pero destilada hasta la pureza, lo que hace que sea una película milimetrada, magistral, donde nada sobra o falta para lograr un espectáculo fascinante y enigmático.
Es cine en estado puro. Pese a su extenso metraje, no creo que lleguen a 20 minutos los diálogos de la película, lo que hace que toda la fuerza, toda la fascinación venga dada por una imagen cuidada, impactante, magnética, que se queda grabada para siempre en nuestras retinas. A esto se suman unos efectos especiales (ideados por el propio Kubrick y Douglas Trumbull, que también fotografiaría y haría los fx de “Blade Runner”) que aún hoy mantienen el tipo.
Ninguna película ha hecho correr más ríos de tinta que esta. O se la ama o se la odia; ¡pero es imposible permanecer indiferente ante ella! Un guión maravilloso, basado en un relato corto de Arthur C. Clarke, nos lleva desde los albores de la humanidad (aprovechando para mostrarnos el primer asesinato de la historia) hasta un nuevo y inescudriñable amanecer. Entre estos dos extremos toda una descarga de imágenes, de una puesta en escena majestuosa, con un montaje que hace que la imagen te impregne, te lleve a reflexionar, pues en esta película Kubrick muestra todo, pero no explica nada (Clarke, cuando posteriormente hizo el libro se encargo de despejar en sus párrafos todos los misterios que contenía “2001”) y una música que trasciende su mero papel de acompañante hasta hacerte sentir la “sinfonía del universo” (Ningún director se acerca al manejo magistral que Kubrick siempre logró con sus bandas sonoras). La danza espacial al ritmo del “Danubio Azul”; la inmensidad y soledad del universo remarcado por las inspiradas notas de György Ligeti, o el archifamoso amanecer lunar al son de los compases de “Así habló Zarathustra” siguen resonando en nuestra memoria.
Punto y aparte merece el duelo de HAL 9000, quizá la parte más clásica de la película, pues puede ser contemplada cómo un sólido thriller de la máquina (es el personaje mejor construido, el más humano, y a la vez el más abstracto) contra el hombre.
Solemos llamar al cine “7º Arte”; pero hasta que no llego “2001” no podemos aplicar con justicia este término, pues sale del territorio de calificativos como magistral para situarse como “obra de arte”. Nada más y afortunadamente nada menos.
Strhoeimniano

El retorno de los dioses
La obra más controvertida de Stanley Kubrick, 2001: a space odyssey es una película de la que se ha dicho mucho y no se ha entendido demasiado. Es una de esas cintas mitificadas o detestadas, admiradas o hipervaloradas, pero nunca ignoradas. Kubrick reunió todo su malevolente conocimiento filosófico y sociológico e ironizó con él; adaptó de forma absolutamente personal dos ambiguas obras del escritor Arthur C. Clarke, El vigilante (un relato breve de tan sólo 11 páginas) y El fin de la infancia, posiblemente su mejor novela, y compuso una sinfonía al ritmo que le marcaba su inextinguible poder creativo. No pretendía convencernos de nada, tan sólo sugerirnos la belleza, el infinito, lo trascendental y maravilloso que todos llevamos en nuestro interior a través de una narración extemporánea, un cálido amasijo de impresiones y revelaciones, un encuentro con nuestros orígenes y nuestro destino en un hipotético pliegue del tiempo. Puede resultar pedante su arrogancia, egocéntrica su puesta en escena, aburrida en determinados momentos su narración, insufrible su metódico y angustioso ritmo; y quizá todo esto sea cierto… pero el poder de fascinación de 2001 ha perdurado durante décadas y lo seguirá haciendo dentro de muchas generaciones. Tal vez eso sea lo que algunos denominan, sin rubor, “arte cinematográfico”.
(El resto de la crítica puede contar partes de la película) Ver todo
spoiler:

Kubrick da comienzo su obra con media hora de poderoso magnetismo: “El alba del hombre”, escenas rodadas íntegramente en un estudio y que el director de fotografía, John Alcott, se encargó de que parecieran paisajes inmensos del África septentrional. Allí se desarrolla una narración simbólica, paradójica, llena de significados: un grupo de simios antropomorfos obtiene el don de la inteligencia a través de un ser superior. Esa intromisión en nuestra evolución natural conlleva el conocimiento de la violencia, la consciencia de ser superiores, el abuso del poder y la arrogancia del más fuerte. Kubrick (y en definitiva Clarke) suponen el inicio de nuestros orígenes en relación con la guerra y el odio más visceral, definiendo el carácter y las acciones del hombre del futuro.

El sofisticado viaje espacial hacia una luna de Júpiter se ve frustrado tras el intento de boicot de los tripulantes contra HAL. El poder absoluto de la máquina se ve amenazado por seres inmensamente inferiores en su capacidad cognitiva. Al igual que los homínidos prehistóricos, HAL encuentra la respuesta en la violencia, en la exterminación de la amenaza con un arma tan sofisticada como el control de todos los instrumentos de la nave espacial. HAL sólo intentará evitar su muerte virtual, la desconexión de su “vida”, sintiéndose cada vez más cerca de su propia consciencia de “ser vivo”.

El último tripulante logrará al fin desconectar la todopoderosa computadora y a partir de esa escena, el director desarrolla los minutos más absorbentes, hipnóticos y perturbadores de toda la película. Kubrick nos acerca de nuevo a la naturaleza y estructura del inextinguible ser superior con la sugerente forma de un monolito perfecto (no encontró mejor manera de mostrarnos algo tan incorpóreo como la sabiduría ilimitada); el director nos sugiere su poder creador a través de los ojos de ese último ser humano superviviente, nos enseña la formación de mundos, los orígenes de planetas, el control de las fuerzas que dominan el cosmos, los colores del inicio del universo en un magnético y sorprendente espectáculo visual.

Por último, el astronauta se convierte en el testigo presencial del misterio de la formación de mundos y universos, y protagonista único de la creación de la vida... de su propia vida como ser humano, agotando las lógicas y temporales etapas de su existencia para convertirse en semilla primigenia de una especie superior. Unos veinte últimos minutos plenos de simbolismo, de imágenes marcadas por la expresividad y la plasticidad, una amalgama de colores, volúmenes y formas en un homenaje voluptuoso a su propia imaginación y genialidad cinematográfica. Pedante, ególatra... puede ser, pero su obra resulta fascinante e imprescindible.
Baxter

sábado, 7 de mayo de 2011

Samuel

La película Samuel llegará a la pantalla grande

La ópera prima del director oriundo del Acarigua, estado Portuguesa, César Lucena y ganadora del Maratón Cine Átomo de Mérida, Samuel, se estrenará este viernes en 11 salas de cine a nivel nacional.

Edgar Cayce, célebre psíquico estadounidense nacido en el siglo XIX, fue quien inspiró al joven director para escribir la historia de Samuel.

“Cayce descubrió que tenía el don de diagnosticar y tratar a los enfermos estando él bajo hipnosis. Pero no se trataba de hechicería ni de nada sobrenatural. Me llamó la atención la historia y me pregunté cómo sería si esto le ocurriera a una persona renuente a ayudar a los demás”, dijo Lucena.

Lucena escribió el guión en 2006, cuando estudiaba en la escuela de cine de la Universidad de los Andes (ULA). Al terminarlo se lo mostró al cineasta y fundador del Maratón Cine Átomo, Alberto Arvelo, quien quedó encantado con la historia de un campesino del páramo que descubre que tiene un don muy especial.

Samuel transcurre en San José del Sur, enclavado en las montañas de Mérida. El actor venezolano Erich Wildpret (Hora cero, Muerte en alto contraste), interpreta a Samuel, mientras que Ananda Troconis encarna a Alma, su noble y tolerante esposa.

También actúan el rapero Carlos Julio Molina (Dj 13), quien interpreta a Baudilio; el actor cubano Manuel Porto, en el papel del curandero Montoya, y Marisa Román, quien tiene una participación especial en la cinta como Engracia.

Alberto Arvelo, quien es productor de la película, explicó que Samuel es la primera película hecha por estudiantes de cine que se estrena en las carteleras a nivel nacional.

Asimismo, informó que la película fue realizada con ayuda de cinco estudiantes de la escuela de cine de la ULA y que el vestuario y el maquillaje lo realizaron los propios actores.

“La película demuestra que se puede contar una historia sin la necesidad de actores muy famosos o de grandes equipos o vestuario, sino hacerlo con nuestros propios medios, con nuestra propia fuerza y hacer cine de la manera más sencilla que se pueda”, concluyó.

La vida de Alma y Samuel discurre en los páramos de donde nunca han salido. Buscando una cura para la infertilidad de Alma, la pareja llega a las puertas de un excéntrico curandero extranjero que está de paso por las montañas. Allí, Samuel descubre que posee un poderoso e inesperado don que, sin poder evitarlo, comienza inexorablemente a cambiarle la vida. Preso de su propia fortuna y atado a un destino del que no puede escabullirse, Samuel emprende un viaje al más impredecible territorio de su propia alma, enfrentándose a una realidad que nunca hubiera elegido. La vida exige todo de él, incluso aquello que no puede dar.

Samuel, el estreno venezolano de hoy, es la ópera prima del joven realizador merideño, César Lucena. Protagonizado por Erich Wilpret y Ananda Troconis, quienes realizan un estupendo trabajo actoral, el film es además una nueva propuesta del movimiento de Cine Átomo impulsado por Alberto “Beto” Arvelo e inspirado en el famoso Dogma95, de los daneses Lars von Trier y Thomas Vinterberg: cine de bajo presupuesto, hecho con las uñas, con un equipo mínimo y en poco tiempo.

Aunque no por esto, con menos énfasis en la calidad. Si algo tiene Samuel es que, a pesar de haber sido realizada con un equipo de apenas cinco personas, su calidad técnica supera a algunas películas hechas con enormes presupuestos. Además, es la primera película realizada por un equipo integrado exclusivamente por egresados de la Escuela de Medios de la Universidad de Los Andes.

En el pre estreno del pasado miércoles, “Beto” Arvelo destacó el carácter colectivo del Cine Átomo: un cine que no puede ser realizado si no se desarrolla un fuerte vínculo de comunidad. Desde hace algunos años, Arvelo ha venido promoviendo el desarrollo del sentimiento comunitario dentro del cine venezolano, el cine venezolano entendido como un colectivo homogéneo.

Acaso Samuel, por ser un producto de las nuevas generaciones y, de paso, realizado con las restricciones propias del Cine Átomo, sea uno de los primeros ejemplos del cine comunitario que el realizador merideño propugna.

Samuel ha sido escrita también por César Lucena y fotografiada por Gerard Uzcátegui. Es una producción de Alberto Arvelo y Tony Fanel, junto a Jose Sousa, Pedro Mezquita y María Alejandra Kaufman. Carlos Julio Molina “DJ Trece”, Manuel Porto, Marisa Román, Andrés Pernía Díaz, Jeison Paredes, Rocio Flores, Anderson Monje y Leonidas Urbina acompañan a Wildpret y a Troconis en el reparto.